PSICOLOGÍA

En TOTEM apostamos por el mejor ajuste al entorno psicosocial de la persona, por ello abordamos los diferentes momentos del ciclo vital: infancia, adolescencia, edad adulta y vejez, estableciendo tratamientos que se adecuan a las necesidades individuales de cada persona. psicologia

Nuestra filosofía es crear un espacio de confianza, flexible y adaptado a los problemas específicos de nuestros clientes para mejorar su calidad de vida.

Señales que nos pueden alertar de la necesidad de acudir al psicólogo/a en el caso de NIÑOS/AS Y ADOLESCENTES.

  • El niño es caprichoso, coge rabietas por cualquier cosa y no sigue las pautas indicadas.
  • Tiene problemas en la escuela o no quiere acudir al colegio.
  • Es miedoso, tímido, le cuesta relacionarse o tiene malas relaciones con sus compañeros o no quiere jugar con ellos.
  • Es demasiado activo o inquieto.
  • Está deprimido y/o ha perdido el interés.
  • Su conducta y amistades han cambiado de forma drástica.
  • Es demasiado agresivo.
  • Cuando no reacciona antes los estímulos que se le presentan.
  • Cuando el niño no come bien o no come.
  • Si se tienen dudas respecto a su desarrollo en la adquisición de aprendizajes.
  • Cuando tienen dificultades a la hora de ir a dormir o al llegar la noche.
  • Cuando aún se le escapa el pipí de día o de noche.
  • Cuando los padres van a separarse.
  • En caso de prestar problemas de conducta (desobediencia, problemas de relación con los hermanos, compañeros…).

Señales que pueden alertar de la necesidad de acudir al psicólogo en el caso de PERSONAS ADULTAS.

  • Apatía, pérdida de interés por las cosas.
  • Tristeza, melancolía, ganas de llorar.
  • Trastornos del sueño.
  • Decaimiento, fatiga, cansancio o falta de energía.
  • Culpa, pesimismo, desesperanza.
  • Sentimiento de incomprensión y aislamiento.
  • Baja autoestima, sentimientos de inutilidad.
  • Aumento o disminución del peso.
  • Ideas de suicidio.
  • Irritabilidad, nerviosismo, agresividad y preocupaciones.
  • Desbordamiento, dificultades de concentración y olvidos frecuentes.
  • Dolores de cabeza, espalda y mareos.

Señales que pueden alertar de la necesidad de acudir al psicólogo/a en el caso de PERSONAS MAYORES.

  • Cualquiera de las señales recogidas en el epígrafe anterior referente a las personas adultas.
  • Repite incesantemente las mismas cosas, olvida citas, no recuerda donde puso determinados objetos, …
  • Se enfada ante situaciones sin importancia, magnifica las cosas o presenta cambios importantes de carácter y/o personalidad.
  • Se pierde en contextos conocidos.
  • Toma decisiones que podríamos considerar no adecuadas.
  • Comienza a manifestar problemas con el lenguaje: no encuentra la palabra adecuada, no termina las frases adecuadamente, le cuesta seguir una conversación.

Todas estas conductas deben ser observadas, y ante la menor sospecha de que algo no marcha como debería, lo mejor es pedir asesoramiento, ya que los niños y niñas no tienen la capacidad para expresar lo que les ocurre tal y como podemos hacer los adultos.

Si deseas solicitar asesoramiento y concertar una cita, contacta con nosotros pinchando aquí.

Anuncios